Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

27 de junio de 2016

Mantis Religiosa...

Mi boca se desabrida ante la insurrecta deslealtad de tu presencia.
Loca, destinada demando lo que es mío: Ese beso tuyo que calme mi sed. 
Beso que me eleve en la lujuria de ese momento,
como si me faltase el aire. 
Agónica, ansío beber tu aliento mientras reclamo
tu cuerpo entre los estribos atrevidos de mis brazos 
y me enredo en él como mantis religiosa vestida de Pecado.
Devoraré tus ganas, tus ansias y tus vicios. 
Los consumiré tan lentamente que llegue tu desesperación 
y seas tú quien reclame de mí tu necesidad…
Te convertirás en ángel o en demonio pero míos son el Cielo y el Infierno.

Esta semana, Sindel, desde su blog
Nos lleva al cielo y al infierno, ida y vuelta.
29/5/15

19 de junio de 2016

Eclipse...

Y bailamos en conjunción...
Mi cuerpo de dorados desnudo.
El tuyo en plata sumergido.
En este vuelo nocturnal
seamos pájaros alados de plumas negras y blancas
donde yo me convierta en la lena que se quema 
y tú en la tea que haces arder.

Seamos ese eclipse de elipsis,
ese desmenuza de besos atragantados en salivas olvidadas.
Seamos esa evasión de sentimientos
y seamos animales sin remedio
en esta oscuridad de ti en mí,
donde yacen los lamentos
y el sonido de las lágrimas no se escuchan
donde se nos nuble el alma...

Seamos silencio retumbando entre las piedras
donde crecen sus flores de despedida...
o de eterna presencia...
Seamos ese eclipse... y resucitemos, resurjamos...
Volvamos a ser... ese hechizo de lunas en el albor de cada amanecer.

Sindel, desde su blog,
nos llama a dibujar un eclipse
25 de 52

15 de junio de 2016

Desde lejos...

Siento el Universo dibujado en las palmas de manos,
dibujándose, extraño, entre las líneas de las yemas de mis dedos.
Y el mundo se queda a mis pies,
no en oración, sino en espera conmigo,
abriéndose en abanico como una paleta de colores.

Son montañas en mis horizontes,
trazadas con crayones de arreboles,
turquesas, amatistas y cerúleos deseos
que se embriagan en mi alma como testigos de vida,
de pasión y de tibieza en las aguas sacras de los bien dichos que,
desde lejos
se orientan a la pléyade de misterios que atesoran mis secretos.

Y siento la vida brotar a mares de mis pupilas,
a latidos plenos desde el fondo de mi corazón,
palpitando excelso el aura de mi espíritu.

Esta semana,  Sindel, 
desde lejos
"Palabras de Sindel"
24 de 52

9 de junio de 2016

Mâga...

Anduve tras de ella el tiempo sin contar. Ya no sentía ni los pies sobre la tierra ni en mi cuerpo. En cambio, ella parecía flotar sobre el suelo. Estoy seguro de que sabía que la seguía. Lo que no sé es si sabía que en mí no había ningún sentimiento de animadversión. Supongo que sabía de mí más que yo mismo y ni tan siquiera me había mirado.


Había oído hablar de ella. Decían que de sus ojos podía nacer la noche más oscura o el albor más claro, y de su mirada, la paz o la guerra. Que podía atravesarte la carne y escudriñar tu alma, sanarla y darle el brillo necesario.
De su boca, tímida sonrisa o abertura de carcajadas, rezumaban las palabras más calmas, las más sabías o lo silencios más eternos.
En su rostro, grabados como a fuego, el secreto de los ancestros dibujaba la magia y la fuerza, la razón y la intuición; dibujos simétricos y dos cuervos sobrevolaban el corazón de su tercer ojo, ese que solo los iluminados pueden comprender. Ella era el mismo vórtice de un universo cuya percepción iba más allá de lo que la carne siente.
De sus manos, la magia de sanar, el fuego prendido desde su alma. En su corazón la puerta a un reino interior donde el alma se le desnudaba en mil y un idiomas que solo ella interpretaba. Ella solo veía la verdad, el interior, la esencia de cada ser humano.
De sus sueños nacían realidades y solo deseaba comprobarlo. Dejar que curara las heridas de mi alma. Perderme en su sabiduría, aprender de ella, de sus misterios… Alimentarme de su fuerza y energía...

Y sin darme cuenta, su silueta se iluminó ante mi confusión.  Sus hábitos oscuros parecían una prolongación de raíces y una aureola, que no sé cómo describir, nos rodeó a ambos. Una extraña calma me sobrevino. Esa de la que me habían hablado, de la que me habían dicho que era como si un mar te azotara con suaves olas… Al mirarla, confirmé mucho más de lo que me habían asegurado. Al escuchar su voz… sabía que había hallado mi destino…
Nunca he sabido pronunciar su nombre... Ni en mis sueños.
Para mí, simplemente, Mâga. Todo un misterio encerrado en su nombre.


Esta semana, Neo, nos propone desde su blog “Neogeminis” descubrir un personaje del que pueda surgir una historia. 
Yo creo que hay personajes que ya son historia por sí mismos.
Os invito a descubrir otros ahí. 

5 de junio de 2016

Libre bajo el sol...

Rompe las ataduras. 
Rompe las rocas que aprisionan tu alma 
y navega entre las olas de tu esperanza.
Traza con pincel fino la furia de tus rabias en un lienzo de mil colores.
Dibuja tus sueños, tus armas, tus deseos… 
Despinta los pasos mal dados.
Renueva los blancos. 
Oscurece los negros. 
Difumina los morados…
Surge a la superficie...

Aletea fuerte. 
Desentumece tus alas despuntadas 
y cúbrete del azul del cielo
y el mismo sol se pondrá a tus pies.
Envuélvete en nubes de algodón y haz filigranas con tus sonrisas.
Vive sin mirar atrás, sin la sombra de un mal pasado.
Perfila  un nuevo sueño, una nueva ilusión…

Quítate el peso del barro, 
de la piel que no sirve…, de los huesos que crujen…
¡¡SÉ LIBRE!!
Libre como tú deseas, como tú necesitas… 
Como tú solo sabes.
Sé un Ícaro sin miedo al sol.
¡Y vuela..., vuela!
El mismo sol  te ampara. 

Esta semana,  Sindel, desde su blog
nos invita a volar bajo el mismo sol
23 de 52

2 de junio de 2016

Bitácora de un náufrago...

Día número 10: Bitácora de un náufrago. 

Soy perro viejo ya en esta contienda donde buscando mi destino he hallado mi origen
Como en un sueño de esos en los que un sapo espera ser besado por una princesa, aguardo cada día ese bang que descalabra todo mi cuerpo y me requiebra toda la espina dorsal. Y es que el beso de Renata la besadora es como un instrumento de viento que sopla y sopla, te eriza, te eleva mientras te devora; fusión de biología, natura vida, y de técnica robótica pues como una autómata, bajo sus gafas de sol, se pasea alrededor de mi ciudad de cristal donde las estrellas de mar emprendieron viaje hacia la nada y se vuelven roca en el arenal en esta torre de la malquerida
Y es que este ”prohibido tocar” ha cambiado mi mundo.

Esta semana, María José, desde su blog  “lugar de encuentro”, nos invita a una sin fin de temas para escoger. Yo he escogido todos y ninguno y ha salido lo que ha salido. 
Puedes ver más en su casa.

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...